My Items

I'm a title. ​Click here to edit me.

Soyeros consideran que la banda de precios distorsiona los costos

Anapo estima que el mecanismo resta la posibilidad de mejorar los costos con las aceiteras. Los avicultores ven que es una buena medida para los productores Desde la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo) expresaron su rechazo al sistema de banda de precios de la soya, pues consideran que pierden capacidad de negociación con la industria aceitera y no podrán aprovechar los buenos precios internacionales del grano, que en la actualidad se ubica en los $us 520 la tonelada. Fidel Flores, presidente de Anapo, hizo conocer su preocupación sobre la política de banda de precios y los cupos de abastecimiento retomados por el Gobierno para la venta de la harina de soya en el mercado interno, ya que considera que esta modalidad genera confusión durante la comercialización del grano de soya. Flores remarcó que el rechazo de las bandas de precios es porque distorsiona el proceso de negociación que el productor intenta iniciar con las agroindustrias, aprovechando que el grano en el mercado internacional registra una importante mejora del valor de la tonelada. El productor hizo notar que después de varios años de pérdidas productivas y económicas por precios bajos, que llegaron a los $us 250 la tonelada, daños por la sequía, los productores soyeros tienen la posibilidad de recuperarse económicamente para cubrir sus deudas que se arrastran, pero la medida gubernamental los perjudica. Flores resaltó que los productores de soya realizan un importante aporte con la producción de alimentos estratégicos para garantizar la alimentación de los bolivianos y generan excedentes para las exportaciones, que solo en el caso de la soya, representan más de $us 800 millones anuales. Jaime Hernández, gerente general de Anapo, explicó que para enero de 2021 la banda de precio establecida por el Gobierno para la harina de soya, que se destina al mercado interno, es de $us 295 la tonelada. Un precio que considera muy por debajo de las expectativas de exportación que se ubican en los $us 400 la tonelada, algo que a su criterio provoca una distorsión de los costos y que lo mejor sería que el mercado, a partir de la demanda y la oferta, sea el que determine los costos. Medida positiva Para el vicepresidente de la Federación Nacional de Avicultores, Winston Ortiz, la presencia del Estado en la determinación de los precios de los derivados de soya es una buena medida, pues a su criterio eso le da cierto equilibrio que por sí solo el mercado no lo consigue. Ortiz precisó que este tipo de medidas son necesarias debido a que cuando la administración de la expresidenta Jeanine Áñez estuvo al frente del país, el exministro de Desarrollo Productivo y Economía Plural, Wilfredo Rojo, dejó sin efecto las normas que garantizaban al productor los derivados de soya a un precio justo y obligaba a la cadena oleaginosa, que antes de exportar, debía abastecer al mercado interno. Una medida de Rojo que, según Ortiz, dio luz verde para el abuso de los agroindustriales que empezaron a cobrar la tonelada del solvente de soya a $us 450, un valor internacional que causó daño a los avicultores, lecheros y porcicultores del país. Cabe recordar que noviembre de 2020, ante el aumento del precio de la harina de soya solvente, insumo indispensable para la producción de carne de pollo y huevo, el presidente de la Asociación Nacional de Avicultores (ANA), Ricardo Alandia, denunció este incremento al que calificó como un abuso de las industrias aceiteras.

Exportaciones caen un 29% y se registra el déficit comercial más alto del año

De acuerdo al INE, las ventas externas llegaron a $us 4.756 millones. Una reducción de $us 1.925 millones. Cayeron las exportaciones de hidrocarburos y minerales Las secuelas de la pandemia siguen en Bolivia. Las cifras del último reporte del Instituto Nacional de Estadística (INE) revelan que las exportaciones disminuyeron hasta un 29% hasta el mes de septiembre. Los números muestran una caída en las importaciones en un 33%, y un déficit comercial negativo de $us 127 millones, el más alto del año. La caída en las exportaciones se explica, según el INE, por las variaciones negativas que registraron las principales actividades económicas del país como, la agricultura, ganadería, caza, silvicultura y pesca, cuyas ventas cayeron en un -4,2%. Mientras que la extracción de Hidrocarburos cayó en -21,7%. En esa línea, la minería reportó una disminución del 40,5% en sus ventas externas y la industria manufacturera se derrumbó en 29,1%. Para entender bien el panorama es necesario ver las cifras redondas que reporta el INE. Por ejemplo, las exportaciones totales entre enero y septiembre llegaron a $us 4.756 millones, cifra menor en $us 1.925 millones a la registrada en el mismo período de 2019. Ese año, las ventas externas alcanzaron a $us 6.681 millones, lo que deja en evidencia una disminución en 29%. En detalle, las exportaciones de gas natural llegaron a $us 1.534 millones, la cifra menor en $us 424,6 millones. Mientras que las ventas de minerales, sumaron $us 956,9 millones, lo que significa una reducción de $us 650,5 millones. Siguiendo el análisis del reporte, se puede observar que las importaciones en este mismo período alcanzaron los $us 4.896 millones, menor en $us 2.413 millones al dato registrado en igual período de 2019, (7.310 millones de dólares); es decir, una reducción del 33%. Por otro lado, según el INE, el comportamiento mensual del saldo comercial, el resultado entre exportaciones e importaciones, muestra que en septiembre se alcanzó un déficit de 127 millones, el más alto en lo que va del año.

Nuevo ministro apunta a liberar exportaciones y atraer inversión

José Luis Parada, titular del Ministerio de Economía, dijo que eliminará la política de cupos vigente desde 2008. Señaló que no tocará el tipo de cambio de la moneda. (Fuente: El Deber) Libertad plena para exportar y atracción de inversiones son los puntos medulares que atenderá José Luis Parada, nuevo ministro de Economía del Gobierno de transición de la presidenta Jeanine Áñez. En el plano monetario, la nueva autoridad afirmó que dará mayor autonomía al Banco Central de Bolivia (BCB). Desde el martes, las riendas del Estado pasaron a manos de Áñez, luego de la renuncia de Evo Morales como primer mandatario. Morales dejó el poder agobiado por la protesta social, tras las sospechas de fraude en las elecciones generales del 20 de octubre. La Organización de Estados Americanos (OEA) confirmó las dudas generadas en las calles al revelar que hubo irregularidades en este proceso electoral. En este escenario, Parada dijo que al ser un régimen de transición, se trabajará en dejar cimientos sólidos para el próximo Gobierno, que se conformará una vez que se convoque a elecciones, con fecha aún por definir. A criterio de Parada, la prioridad es liberar la economía, dejando de lado la política de cupos impuesta por el anterior Gobierno en 2008, que afectó al sector agroindustrial. Según el nuevo ministro, por esta medida el Estado dejó de percibir $us 4.000 millones. En esa línea, sostuvo que en este corto periodo se realizarán gestiones para atraer capitales extranjeros a fin de refrescar la economía nacional. “Vamos a tratar de liberar la economía; estaba muy cerrada y había cupos de exportación. Buscaremos los mecanismos para atraer inversiones, queremos que los consulados y embajadas sean gestores de inversiones, y no de política”, señaló Parada. El retiro de cupos, según la autoridad, se hará sin descuidar el mercado interno. Cabe recordar que en 2008 el Gobierno del presidente Morales, mediante decreto, restringió la exportación de algunos granos, como el maíz, la soya y los derivados del sector oleaginoso. Aclaró que se mantendrá el tipo de cambio fijo de Bs 6,96 por dólar. Además, aclaró que se seguirán pagando los diferentes bonos sociales que otorga el Estado. Anticipó que se dará mayor autonomía al Banco Central de Bolivia (BCB) para que sea el órgano que regule la política monetaria. Lectura empresarial Gonzalo Molina, presidente de la Cámara Nacional de Exportadores de Bolivia (Caneb), señaló que el anuncio de Parada es una demanda añeja dentro del sector exportador, que no tuvo respuestas con el anterior Gobierno. “Necesitamos impulsar las exportaciones y quitar todas las trabas burocráticas que frenan al sector”, afirmó el exportador. Para Molina, es necesario eliminar normas legales (decretos y leyes) que castigan las exportaciones con valor agregado. En ese sentido, dijo que hacen gestiones para poder reunirse con las autoridades de Gobierno, del área económica, y poner a consideración un plan económico a largo plazo para el país. Marcelo Pantoja, presidente de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), señaló que su sector está conforme con la medida anunciada por Parada. Explicó que esto generará nuevos actores dentro del negocio oleaginoso al incentivar las inversiones. “La liberación hará que el mercado se regule solo y el precio se defina por la oferta y demanda”, señaló. Recordó que con el anterior Gobierno se conversó mucho, pero se avanzó en pocos puntos. Al igual que Molina esperan reunirse con el gabinete económico del Gobierno de transición. “No podemos pretender crecer en dos o tres meses, pero podemos generar la base para el futuro, si hay la voluntad, porque estuvimos rezagados por seis años”, dijo Pantoja, quien aseguró que la liberación pasa por anular una serie de decretos y normas. El presidente de la Cámara de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), Luis Barbery, pidió al Gobierno brindar seguridad jurídica para atraer la inversión. “Hay que dar señales de que somos un país atractivo para los negocios”, afirmó el empresario. El líder sectorial dijo que tiene previsto reunirse con todas las reparticiones del Estado, porque tienen temas pendientes. “Tenemos un país con dificultades económicas. Hay aspectos que deben tratarse, no sabemos si lo hará este Gobierno u otro”, dijo. Análisis Para el economista Julio Linares, el nuevo Gobierno debe ser bastante responsable y no negar la situación que muestran los indicadores de la economía boliviana. Apuntó que en este periodo de transición se debe ahorrar en gasto corriente, además de tener una mayor eficiencia en la inversión pública, la cual debe ser redirigida principalmente a la que pueda otorgar rentabilidad financiera; de esta manera se baja el déficit. El economista Germán Molina señaló que es necesario que Parada examine las cifras de todas las instituciones clave dentro del ámbito económico. “Debemos saber cuántos recursos realmente tenemos y quitar gastos superfluos. Además, se debe revisar el Presupuesto General del Estado (PGE)”, señaló Molina. Ministro de desarrollo rural dará continuidad a proyectos y llama a organizaciones a la pacificación El nuevo ministro de Desarrollo Rural, Mauricio Ordóñez, pidió a las organizaciones movilizadas la pacificación del país y aseguró que, como parte del Gobierno transitorio, dará continuidad a todos los proyectos que se estaban realizando hasta la salida de la anterior gestión. “Quiero transmitir a todas las organizaciones sociales, que el Ministerio de Desarrollo Rural va a dar continuidad a todos los proyectos programados, al proceso de saneamiento. No vamos a entrar en un estancamiento institucional”, dijo la autoridad en la posesión de su despacho. Ordóñez ocupó el cargo de director nacional del Senasag en la administración del Movimiento Al Socialismo (MAS). /MAM

Llega la primera carga de importación al puerto Jennefer

El primer lote de contenedores de importación llegó de Estados Unidos y Asia por la hidrovía Paraguay-Paraná, después de que el Gobierno nacional otorgara en 2018, a los puertos Jennefer, Gravetal y Aguirre, la categoría de Internacional. El director de Nutriol, Jorge Arias, informó el martes que llegó el primer lote de contenedores con carga de importación al puerto privado Jennefer, ubicado en el municipio de Puerto Quijarro de Santa Cruz y que tiene salida al Océano Atlántico a través del canal Tamengo. "Llegó un convoy de barcazas que transportaron entre 45 a 50 contenedores con vidrios planos y algo de línea blanca, esto con la finalidad de ir tomando conocimiento de la parte operativa. Con satisfacción podemos indicar que hemos tenido un tiempo de descarga de 3 minutos por contenedor", informó a los periodistas. Detalló que ese primer lote de contenedores de importación llegó de Estados Unidos y Asia por la hidrovía Paraguay-Paraná, después de que el Gobierno nacional otorgará en 2018, a los puertos Jennefer, Gravetal y Aguirre, la categoría de Internacional. Arias agregó que en febrero esperan recibir más contenedores con mercadería de importación. Explicó que esas barcazas retornaron por la hidrovía llevando bolsas de cemento como mercadería de exportación. En 2018 se exportó por ese puerto 850.000 toneladas de carga a granel y el objetivo es mover alrededor de 2 millones de toneladas de carga, de importación y exportación.

Lloverá toda la semana y lanzan alerta por crecimiento de ríos

El Senamhi anunció que se soportarán fuertes precipitaciones y tormentas eléctricas. Hay una advertencia de precaución en tres departamentos El Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi) pronostica una semana con fuertes lluvias y tormentas eléctricas en la ciudad de Santa Cruz. Según señala un reporte de esta entidad, a partir de este domingo y hasta el jueves caerán entre 5 y 14 milímetros de agua por metro cuadrado. A pesar de las lluvias, el calor continuará en Santa Cruz. Las temperaturas máximas estarán entre los 31 y 34 grados centígrados. El Sennamhi además declaró alerta roja y naranja, del 27 de enero hasta el 1 de febrero próximo, por posibles desbordes de ríos por las intensas lluvias en los departamentos de Cochabamba, Beni, Santa Cruz, La Paz, Chuquisaca, Tarija y Pando. "Alerta roja para el periodo del 27 de enero al 1 de febrero, por precipitaciones considerables con desborde de ríos en la cuenca Mamoré", señala un comunicado de prensa. Según ese documento, se declaró alerta roja en Santa Cruz en la parte oeste, en la cuenca media del río Mamoré, se prevé crecidas de ríos en Yapacaní, San Juan de Yapacaní, Plan 3000, Surutu, Villa Yapacaní, La Angostura, El Torno, La Guardia, Santa Cruz de la Sierra y Montero.

Cochabamba y Beni


La alerta también fue emitida para el departamento de Cochabamba, en la cuenca alta del río Mamoré, por desbordes en Ichilo, Puerto Villarroel, Puerto Grethel, Entre Ríos, Bulo Bulo, Chapare, Villa Tunari, Sinahota, Santa Rosa del Chapare, Ivirgarzama y Chimoré. También el Senamhi declaró alerta roja en la parte oeste-sur de la cuenca media del río Mamoré, en el Beni, por posibles desbordes en Isiboro, Gundonovia, San Miguelito de Isiboro, Puerto San Francisco, Santa Rosa, Santa Teresa, Ichoa, San Ramoncito, Sécure, Totora, Ibare, Loma Suarez, Puerto Almacén, Mamoré, Loreto y Camiaco.

Sequía castiga campos soyeros de cuatro municipios

La lluvia no alivia a los productores soyeros, que reportan 150.000 hectáreas del ‘grano de oro’, de las 750.000 sembradas en Pailón, San Julián, Cuatro Cañadas y San José de Chiquitos, afectadas y en riesgo de perderse. La falta de lluvia y déficit hídrico amenazan la producción de soya en campos agrícolas de los municipios de Pailón, San Julián, Cuatro Cañadas y San José de Chiquitos. Con datos de la Asociación Nacional de Productores de Oleaginosas (Anapo) de las 750.000 hectáreas del ‘grano de oro’ sembradas en esas zonas productivas 150.000 están afectadas y en riesgo de pérdida. Desde Anapo, su gerente general, Jaime Hernández, indicó que el déficit hídrico no acompaña el normal desarrollo de la soya, considerando que las siembras realizadas a principios de noviembre se encuentran en floración y formación de grano. “El potencial de rendimiento ya se encuentra afectado”, precisó. El ejecutivo dijo que en los municipios de la zona este el área sembrada abarca 715.000 hectáreas, que corresponden a la mayor superficie de soya de la campaña agrícola de verano, donde se sembraron 1.021.000 hectáreas. “Si no llueve en los próximos días, esas 150.000 hectáreas afectadas pueden perderse completamente”, dijo. Dio cuenta de que es el tercer ciclo sucesivo de verano que la sequía deja secuelas en los campos de producción de Pailón, San Julián, Cuatro Cañadas y San José de Chiquitos. “Ha castigado grandemente los rendimientos y la producción de soya. El rendimiento normal promedio ha caído de 2,4 a menos de 2 millones de toneladas de granos, lo que ha representado pérdidas económicas significativas para los productores”, puntualizó. Justamente, por la amenaza frecuente, Hernández indicó que vienen demandando el consentimiento para acceder al uso de la biotecnología moderna con semillas genéticamente mejoradas para mitigar los efectos de la sequía. Anapo solicitó al Ministerio de Medio Ambiente, con documentación técnica y legal, la aprobación del evento en soya tolerante a sequía, conocido como HB4, en el marco de lo establecido en el Reglamento de Bioseguridad; hasta ahora no inició ni la evaluación ni la aprobación. Sector campesino El problema de la sequía no es ajeno a los pequeños productores. A decir del máximo dirigente de este sector, Isidoro Barrientos, la falta de lluvias ha comenzado a dejar secuelas en los cultivos de soya, que se encuentran en fase de formación de grano. Hizo saber que hay productores que han perdido varias hectáreas de cultivos y temen, como ocurrió en el ciclo de invierno de 2018, deshacerse de sus bienes para cubrir las deudas. En el ampliado extraordinario de la Federación de Campesinos del Norte Integrado, en Montero, el secretario ejecutivo de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia, Jacinto Herrera, aseguró que el sector “quiere que el Gobierno autorice el uso de semilla transgénica doble R y triple R resistente al gusano y a la sequía, que es de uso intensivo en campos de producción de Argentina, Brasil y Paraguay”.

Paraguay dejó de generar $us 176 millones por no industrializar su soja

La pérdida para el país podría ser mayor aún si se considera el efecto multiplicador de la industria y la posibilidad de desarrollar toda la cadena y exportar otros bienes industrializados con mejores precios a nivel internacional que los enviados sin procesamiento de ningún tipo. De acuerdo con datos relevados por la Cámara Paraguaya de Procesadores de Oleaginosas y Cereales (CAPPRO), el país continúa sintiendo los efectos de la no industrialización de su producción agropecuaria. PUBLICADA, Asunción, 17 de enero de 2019, Hrs. 15:38 En 2018 la exportación de soja en estado natural desde Paraguay con destino a Argentina superó las 4,1 millones de toneladas, unas 430 mil toneladas más del total que procesaron las industrias nacionales en el mismo año. En términos de dinero, esto representa, por lo menos, 176 millones de dólares en valor agregado que este país dejó de generar debido a la falta de una política industrial, que incentive el procesamiento de las materias primas producidas en su territorio. (*) Precio promedio de exportación del 2018. Elaboración propia en base a datos OCIT. El mencionado valor equivale a la diferencia entre la venta al extranjero de productos en estado natural y la de bienes industrializados como la harina, el aceite y la cascarilla de soja, tomando los precios promedio de exportación y el rinde promedio de la soja. La pérdida para el país podría ser mayor aún si se considera el efecto multiplicador de la industria y la posibilidad de desarrollar toda la cadena y exportar otros bienes industrializados con mejores precios a nivel internacional que los enviados sin procesamiento de ningún tipo. Agregar valor para minimizar impacto de fluctuación La cosecha de soja que inició este año parece estar marcada por varios fenómenos climáticos que limitarán la posibilidad de que las áreas sembradas puedan dar los rendimientos de años anteriores, por lo que el volumen de la oleaginosa sería menor, impactando de manera negativa el flujo de divisas que ingresa al país. El economista jefe del Banco Central, Miguel Mora, declaró que esta situación podría poner presión alcista en el tipo de cambio que a su vez impacta en el precio de muchos productos importados. En este sentido, consideró de manera muy acertada que el factor que podría estabilizar está situación es una mayor industrialización de esta materia prima. Además de generar más divisas con el mismo volumen de productos y estabilizar el tipo de cambio dólar – guaraní, la industria tendría otros efectos positivos para la economía en general, ya que generan más puestos de trabajo (directos e indirectos) y una mayor demanda, además de constante durante todo el año, de servicios y productos para la industria. Es necesario definir qué modelo de país queremos ser Dejar de percibir importantes sumas de dinero que el Gobierno podría aplicar en infraestructura, salud o educación es una situación que debería llamar a una reflexión sobre el modelo país al que se apunta. Podemos convertirnos en una referencia global de la industria alimenticia porque tenemos la posibilidad de serlo, o apuntamos a mantener el modelo actual de exportador de productos en estado natural, trasladando los mayores beneficios de la industrialización a otros países. La historia económica muestra que la gran mayoría de los países desarrollados atravesaron en algún momento un proceso industrial impulsado por todos los actores de su economía y anclado en uno o unos pocos sectores donde contaban con ventajas de algún tipo. En nuestro país, el procesamiento de oleaginosas tiene, gracias a las grandes ventajas comparativas, fuertes posibilidades de convertirse en un sector que potencie el desarrollo industrial del país, tal como sucedió en los países desarrollados con el modelo descripto arriba. Estamos convencidos de que, si decidimos apuntar a un modelo de país industrial, deberíamos fortalecer y no debilitar la cadena productiva de las oleaginosas. Considerando el esquema global, las industrias nacionales deben competir con fábricas de otros países, donde se dan esquemas de incentivos y promoción, a la par de protegerlas contra el ingreso de otros productos industrializados a través de aranceles y barreras para arancelarias, por lo que es clave pensar en las medidas que se puedan implementar a nivel local para que nuestras empresas puedan competir en igualdad de condiciones. Daño climático producirá pérdidas a economía Los daños climáticos a la cosecha de soja tendrán una pérdida de 300 millones de dólares y afectaciones en la cadena productiva, estimó la Unión de Gremios de la Producción (UGP) de Paraguay. Según las fuentes de esa entidad, por la contracción de la producción se dejarán de realizar alrededor de 40 mil viajes de camiones transportadores del grano, entre otros efectos. El titular de la UGP, Héctor Cristaldo, señaló a los medios que la cosecha estará bastante golpeada y con impactos negativos en la economía nacional. ‘Si la recolección de soja no es buena, tampoco será un buen año económico para el país’. Estimó que el bajo rendimiento de la soja sería como consecuencia de la inestabilidad climática, lo que está afectando a casi dos millones de hectáreas de siembra. Fuente: CAPPRO / www.prensa-latina.cu

Acuerdan el cierre de granjas clandestinas

El Senasag tiene hasta el 31 de enero para presentar un plan para cerrar los centros. No hay acuerdo por el precio de pollo. Luego de una tensa reunión, el Gobierno y los avícolas del país acordaron ayer la clausura de granjas y mataderos de pollos -estiman unos 300 centros- en las diferentes zonas del país. Además, se estableció el cierre del sistema de guías de movimiento animal hasta el 31 de este mes. Ricardo Alandia, presidente de la Asociación Nacional de Avicultores (ANA), dijo que espera que con estas medidas se reduzca un 10% la sobreproducción de pollos BB en las incubadoras. Según datos de la ANA, en el presente mes se registró una sobreproducción de 20 millones de pollos, que hizo que el precio baje hasta Bs 7 el kilo en los mercados, monto que no cubre los costos operativos, que rondan los Bs 8,20 el kilo vivo. Lo peor, según él, es que los avicultores reciben en sus granjas hasta Bs 5,50 por el kilo vivo. Cocarico destaca avances El ministro de Desarrollo Rural y Tierras, César Cocarico, explicó que hasta el 31 de este mes el Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag) debe presentar una estrategia para el cierre de las granjas y mataderos que no tengan autorización para operar. “Tenemos que fortalecer el equipo del Senasag, por eso estamos dando este plazo para que se pueda contratar al personal que necesitamos y se pueda fortalecer este equipo de control”, afirmó el ministro. Sobre las guías de movimiento, explicó que se trata de un documento que certifica el origen de las aves desde que están en los centros de incubación hasta las granjas productoras avícolas. “Esto garantiza de donde ha salido el pollito BB y a qué granja, así no se desviará a una granja sin registro del Senasag”, explicó. Adelantó que trabaja en la elaboración de un documento que acredite el traslado del pollo terminado hasta un matadero legal. “Hasta ahora algunos productores están llevando a cualquier tipo de matadero, de esta forma se incentiva una producción que no garantiza la inocuidad alimentaria, y esto influye en la baja de precios”, dijo el ministro. No se define precio Un tema pendiente fue el precio del pollo. Algunos avicultores plantearon fijar una banda arriba de los costos de producción. Wiston Ortiz, presidente de la Asociación de Avicultores Parrilleros (Avipar), sostuvo que lo correcto sería un precio mínimo de Bs 8,50 el kilo vivo y un máximo de Bs 9,50, que es la variación de los gastos de acuerdo a las regiones productoras. En esa misma línea, Édgar Sandoval, presidente de la Federación Nacional de Avicultores, dijo que el costo al público debería estar entre Bs 12 y Bs 13. Por su parte, Cocarico explicó que antes de fijar un precio, desde el Estado se realizará un estudio para determinar cuál es la demanda real del producto. Quedó pendiente la propuesta de una pausa administrativa en el registro de granjas planteada por la dirigencia sectorial. La ANA rechaza esta demanda.

IBCE: Bolivia se convirtió en última década en exportador neto de cereales con ingresos por $us 1.02

Bolivia se convirtió en los últimos 10 años en exportador neto de cereales con 1.028 millones de dólares de ingresos, informó el viernes, en la ciudad de La Paz, el gerente general del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez. PUBLICADA, 16 de febrero de 2018, Hrs. 12:26 “De acuerdo con los datos del Instituto Nacional de Estadística entre el 2008 y 2017 Bolivia ha exportado un total de 1.028 millones de dólares en diferentes cereales (…), de ahí que Bolivia tiene un perfil de exportador neto de cereales y un balance positivo”, dijo en declaraciones a los periodistas. Rodríguez destacó que los últimos 10 años dejaron un saldo positivo para el país de 308 millones de dólares, tomando en cuenta que las importaciones de cereales llegaron a 720 millones de dólares. Precisó que Estados Unidos es el principal comprador de cereales bolivianos, seguido de Francia, Holanda y Canadá. “Mientras que las importaciones el 79 por ciento provino en 2017 de la Argentina con trigo, maíz amarillo y arroz, que se importó 274.000 toneladas de diferentes cereales que ingresaron al país”, complementó. Fuente: : INE – MDPyEP Manifestó que en la campaña agrícola 2016-2017 Bolivia produjo 2,2 millones de toneladas de cereales, de las que 926.000 son de maíz, 603.000 de sorgo, 427.000 de arroz y 244.000 de quinua, entre otros. “Sin embargo, el principal producto de exportación en el ámbito de los cereales es la quinua, principalmente la quinua real y orgánica que se produce en el altiplano, que concentró el 89 por ciento del total de los cereales exportados en 2017 según el INE, el restante 11por ciento constituyó la exportación de diferentes tipos de maíz y sorgo entre otros”, puntualizó. Fuente: ABI con datos del IBCE

Syngenta y Agripac afianzan la batalla contra la Roya

Con la estrategia Base Forte, Agripac y Syngenta presentaron en Bolivia una herramienta efectiva para controlar la Roya de la soya. La protección al cultivo de la Soya es una prioridad para asegurar sus ganancias, bajo esa premisa presentaron Base Forte, una estrategia para controlar la Roya asiática. De la mano de Agripac, la multinacional dedicada a la investigación y el desarrollo de soluciones para la protección de cultivos, Syngenta, realizó en Santa Cruz la presentación de Base Forte, una nueva estrategia de defensa de los cultivos de Soya en el control de la Roya y evitar la pérdida de rendimientos. “Estamos intensificando un poco más las estrategias del fungicida en el cultivo de la Soya porque creemos que es un tema muy importante para todos los productores bolivianos, tomando en cuenta la problemática que están atravesando Brasil y Paraguay en el control de la Roya; por ello estamos haciendo hincapié en tener una estrategia bien sólida para el control de estas enfermedades de fin de ciclo”, afirma Mirko Mateff, gerente de Desarrollo Técnico de Agripac. Estrategia de base forte La estrategia de base forte tiene un carácter preventivo de la enfermedad y propone realizar la aplicación combinada de Elatus y Alto 100, productos consolidados que, a decir del ejecutivo, es lo único que ha logrado realizar un control efectivo de este mal. “Base forte es una estrategia bautizada así por Agripac. Implica hacer dos aplicaciones preventivas de Elatus, eso nos proporciona una coraza de protección contra la Roya porque evita que ésta se instale, penetre y crezca, hace que la curva de la epidemia sea más lenta y hace que el productor pueda cambiar la estrategia de convivir con la Roya y aprender a manejarla. Adicionalmente, se sugiere hacer las aplicaciones en mezcla con los ‘parceros’, una base sobre la cual se van a construir los rendimientos”, dice Paulo Grau, responsable de Investigación y Desarrollo en Bolivia de Syngenta. Joao Renato Vaz da Silva, gerente R&D Soja de Syngenta – Brasil. Elatus es un fungicida sistémico y de contacto que opera en el control de enfermedades foliares en Soya. Mientras que Alto 100 es un fungicida de alto espectro con una acción preventiva y curativa. La suma de estas formulaciones ha logrado dar respuesta a la pérdida de eficacia detectada en algunas zonas productivas de Brasil, afirma Joao Renato Vaz da Silva, gerente R&D Soya de Syngenta Brasil. Explicó que esta iniciativa es fruto de años de investigación y evaluación de los mejores fitopatólogos de su país que observaron en esta opción una salida viable para prevenir la pérdida de productividad por el impacto del hongo. Roya, el mayor problema La inquietud en el desarrollo de esta tecnología tiene que ver con el impacto económico que representa la Roya en el cultivo del grano en los países del Cono Sur. De hecho, a decir de Eduardo Rodríguez, gerente de Investigación y Desarrollo Paraguay – Bolivia de Syngenta, desde 2001 esta enfermedad se ha convertido en el problema más importante entre los que atacan a la Soya. Año tras año la dinámica poblacional del hongo es bastante diferente, explica; entonces, cuando uno está afrontando la forma de control, siempre hay algunos cambios que hacen que ese control se complique, amén de las situaciones particulares de cada gestión que hacen que se actúe diferente. ¿Cómo dar respuesta? “Básicamente el enfoque es control químico, aunque también aparecen otras herramientas como complementarias, es el caso de la siembra más temprana; variaciones en la época de siembra, de manera que cuando despegue la enfermedad el cultivo esté en un ciclo más avanzado y que los rendimientos no sean tan influenciados por ella. También existe otra herramienta, como las variedades tolerantes a la Roya, que hacen que merme un poco el tema de efecto en los rindes y hace a una gama más amplia de herramientas que se tienen en Paraguay, amén de lo puramente químico”, indica Rodríguez. Opinión Eduardo Rodríguez, gerente de Investigación y Desarrollo Paraguay – Bolivia de Syngenta Eduardo Rodríguez, gerente de Investigación y Desarrollo Paraguay – Bolivia de Syngenta. “Lo que está haciendo Syngenta, amén de ofrecer la tecnología, el control químico es impulsar el uso de estas herramientas como siembra temprana, el uso de variedades resistentes, etc, de manera que el manejo sea de complementación y sea más estable. La Soya es un cultivo bastante importante desde el punto de vista de la rentabilidad para el productor, entonces lo que Syngenta promueve en Paraguay a través de toda la campaña es el manejo consciente, es hacer que el cultivo sea rentable en el tiempo. Lo que Syngenta intenta es que el cultivo siga teniendo esa rentabilidad que siempre ha tenido, y a pesar de las cosas que suceden en tiempo, sea afección, sea plaga, siga teniendo rentabilidad, que se mantenga en el tiempo esa rentabilidad que todos queremos”. Mirko Mateff Gerente técnico de Agripac La estrategia de base forte está compuesta por Elatus y Alto 100; proponemos que hagan la aplicación con un producto bastante consolidado, con certeza que le va a funcionar bien y porque sabemos que hasta el momento es el único producto que tiene un buen control de la Roya, lo dicen muchos especialistas, fitopatólogos de otros países también. Es una estrategia preventiva en el cultivo de la Soya que ya fue probada dos campañas atrás. Fue lanzada a nivel comercial el anterior verano, hicimos pruebas piloto con algunos productores, tuvimos bastante éxito, nos fue muy bien con esta mezcla de Elatus más el Alto 100. Creemos que con estos resultados a nivel comercial, los ensayos experimentales que nos respaldan, ya podemos salir al productor para esta campaña de invierno. Paulo Grau Responsable de Investigación y desarrollo Bolivia de Syngenta. “La estrategia de Syngenta está sustentada por tres pilares: El Elatus tiene que ir acompañado de un compañero para agregar un modo de acción más a la muestra y, al mismo tiempo, para evitar la pérdida de eficacia en el futuro le agregamos un valor extra al producto. La reducción del intervalo entre las aplicaciones del Elatus; no debemos dejar pasar más de 18 días entre las aplicaciones, esta es una medida de seguridad y sabemos por los ensayos tanto en Bolivia, Brasil y Paraguay que nos otorga un beneficio también. El uso correcto y oportuno de las carboxamidas que es netamente preventivo, la anticipación de la aplicación de Elatus es muy importante para el correcto manejo responsable de esta molécula, además es uno de los pilares que nos entrega más valor y mayor rendimiento al final. Paulo Grau – Syngenta La mayor novedad es anticipar esa aplicación: para Bolivia no más de 35 días después de la emergencia, más o menos hablamos del estado de la Soya entre D6 y D8 en prefloración y a los 18 días otra aplicación de Elatus, siempre con parcero y luego de 16 a 18 días seguir el manejo, según cómo se viene la enfermedad. Los parceros que planteamos es el Alto 100, una herramienta muy buena, un triazol que todavía mantiene una efectividad interesante, que protege, y el Elatus que también nos entrega mejor control de la Roya”.

PROCURANDO UN MANEJO CONCIENTE EN SOYA

Agripac Boliviana y Syngenta proponen su estrategia Base Forte para combatir a la Roya Asiática. Un manejo consiente de Roya Asiática sobre la soya, es el cometido férreo de Agripac Boliviana y Syngenta en esta campaña de invierno, empleando el fungicida estrella Elatus, en combinación con complementos eficaces como Alto100 y Mancozeb. Todos juntos bajo el rótulo de Base Forte.

Un nuevo genoma del maíz explica por qué es el cultivo más adaptado

La contabilidad de la secuencia de las letras de ADN en los diez cromosomas de la planta -que se detalla en un artículo que se publica en ‘Nature’- revela que los tipos de maíz son mucho menos similares en el nivel del genoma que las personas. “Nuestro nuevo genoma del maíz muestra cuán increíblemente flexible es esta planta, una característica que se deriva directamente de la forma en que está organizado su genoma”, detalla la investigadora Doreen Ware, del ‘Cold Spring Harbor’ (CSHL, por sus siglas en inglés) y el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, que dirigió a científicos de siete instituciones académicas y varias compañías de tecnología genómica en el proyecto. La noticia fue publicada por la agencia española EuropaPress Esta flexibilidad no sólo ayuda a explicar por qué el maíz ha tenido tanto éxito desde su adaptación por los agricultores hace miles de años, sino que también es un buen presagio de su capacidad de crecer en nuevos lugares a medida que cambia el clima de la tierra y para aumentar la productividad y la sostenibilidad ambiental de la planta en Estados Unidos y el extranjero. El genoma del maíz es grande, pero su tamaño no es realmente el responsable de lo que los científicos llaman la “plasticidad fenotípica” de la planta, es decir, el rango potencial en su capacidad de adaptación. Al tratar de determinar qué posibilidades están disponibles para que una planta se adapte a condiciones nuevas o cambiantes, es tanto el contexto en el que se activan o silencian los genes como la identidad de los propios genes la que determina qué conjunto total de genes permite que una planta lo haga, según explica Ware. Es precisamente este contexto de actividad génica -variaciones en la forma en que los genes de la planta están regulados en diferentes individuos a través de la especie- lo que el nuevo genoma está sacando a la luz. Al ensamblar un genoma de referencia muy preciso y muy detallado para una importante línea de maíz llamada B73 y luego compararlo con mapas genómicos para plantas de maíz de otras dos líneas (W22 y Ki11), cultivados en diferentes climas, el equipo de secuenciación llegó a un asombroso hallazgo. Plasticidad fenotípica “Los tipos el maíz son mucho menos similares en el nivel del genoma de lo que la gente es, por una cosa”, dice Ware. Los mapas del genoma de dos personas coincidirán cada uno con el genoma humano de referencia en alrededor del 98 por ciento de las posiciones del genoma. Los seres humanos son virtualmente idénticos, en términos del genoma. “Pero hemos descubierto que dos tipos de maíz (de las líneas W22 y Ki11) se alinean cada uno con nuestro nuevo genoma de referencia para el maíz B73 en promedio. ¡La organización de su genoma es increíblemente diferente!”, añade. Esta diferencia entre los tipos de maíz es una reflexión “no sólo de los cambios en la secuencia de los genes mismos, sino también dónde y cuándo se expresan los genes y a qué niveles”, explica la primera autora del documento, Yinping Jiao, investigadora postdoctoral junto a Ware, también en EuropaPress. Es posible conocer estas variabilidades en la expresión génica en un detalle sin precedentes en la nueva secuencia del genoma de referencia. El primer genoma de referencia para el maíz, completado en 2009, fue un hito importante, pero debido a la tecnología ya obsoleta, produjo un “texto” de genoma final más parecido a una versión de velocidad de lectura que a un ajuste para una lectura cercana, según afirma Ware. La secuencia de 2009 carecía de dos cosas. La llamada tecnología de secuenciación de primera generación no podía resolver el gran número de secuencias repetitivas en el genoma del maíz y tendía a perder un número significativo de espacios entre genes. Como se tuvieron que juntar tantas piezas diminutas para formar un todo, fue particularmente difícil captar con precisión los muchos lugares en el maíz donde las letras de ADN forman secuencias repetitivas largas. Las secuencias repetidas son especialmente importantes en el maíz, debido a la particular forma en que su genoma evolucionó durante millones de años. La nueva secuencia hace uso de lo que los biólogos llaman la secuenciación de larga lectura, que, como su nombre sugiere, reúne un genoma completo de muchas menos piezas, alrededor de 3.000 frente a las más de 100.000 piezas más pequeñas para construir el genoma de 2009 de referencia. La nueva tecnología también es mucho más barata; el esfuerzo recién terminado costó alrededor de 150.000 dólares, en comparación con más de 35 millones de dólares de su predecesor. La tecnología de larga lectura, al dar a los científicos una visión granular del espacio entre los genes en el maíz, arroja luz sobre cómo están regulados los genes, ya que los elementos reguladores a menudo están físicamente situados en regiones justo arriba o abajo de genes. “Debido a su increíble plasticidad fenotípica -concluye Ware- están disponibles muchísimas combinaciones más para esta planta. Esto significa que tenemos una variación muy grande en el componente regulador de la mayoría de los genes de la planta. Tienen mucha adaptabilidad más allá de lo que vemos que están haciendo ahora. Eso tiene implicaciones enormes para el cultivo de maíz a medida que aumenta la población y el clima experimenta grandes cambios en el período inmediatamente anterior a nosotros”. Fuente: noticiasagropecuarias.com

Agripac Boliviana

© Agripac Boliviana Cia. Ltda.                                     Calle Libertad, Nº686 / Tel: 591-3-3341012 / Santa Cruz de la Sierra, Bolivia.

  • Captura de pantalla 2016-04-15 a las 16.43.30